Anoche no tuve un sueño.

Miro alrededor y percibo que: colectivos, subtes, coches, gente… todos corriendo, caminando, yendo… y me paro y me pregunto: ¿hacia dónde? Y me veo corriendo, caminando, yendo, persiguiendo sombras, imágenes difusas, fantasmas que creo percibir en el futuro. Pero no hay futuro, y con esto no intento ser ni soy pesimista, sino que verdaderamente no hay futuro “ahora” y es “ahora” cuando corro, camino, voy hacia ese ¿futuro?… Pero si no hay futuro, entonces… ¿hacia dónde corro, camino, voy? Y me pongo a pensar en cuando ya no esté más acá. ¿Qué queda, al final, de nosotros? ¿Qué va a quedar de mí? ¿Gente que me recuerde? Pero ¿qué recordará esa gente? Fragmentos, pedazos, momentos. Y cuando esa gente a su vez desaparezca ¿qué? Y veo la vida como una catarata circular, círculos a mi alrededor, y me veo como un juguete de la vida. No me molesta, al contrario. Al ver esto no siento dolor, ni pena. No creas que es torturante para mí. Al contrario, miro por encima de todo esto, de la catarata de personas, momentos, por encima de las cantidades incontables de cosas (¿te pusiste a pensar en la cantidad de “objetos” que existen en el mundo? ¿No te agobia concebir esa inabarcable cantidad?) Pero no miro hacia adelante. No miro hacia el futuro, ni hacia el pasado, sino que me expando y soy como un globo que empieza a inflarse y abarca dentro de sí, por decirlo así, todas las cosas, tanto las que están “atrás” o en pasado, y las que están “adelante” o en futuro (que no están). Y al final (pero no es final, porque ya no hay tiempo ni espacio) sólo hay una sola cosa, y que tampoco es cosa. Y ya no es necesario correr, caminar, ir a ningún lado, porque ya no hay lados, ya no has piernas, ya no hay cosas… Ni siquiera hay paz. Ya no “hay”. Sólo queda

Anuncios

5 pensamientos en “Anoche no tuve un sueño.

  1. Desde un punto de vista, actualmente estamos desnudos (permeables a falsas enseñanzas, a mentiras, a odios, a la ignorancia) y no hacemos otra cosa que comer fruta…

  2. Se puede decir que esa desnudez que a veces sentimos frente a la situación de si seguir avanzando o no, no sea más que una inseguridad. Vivimos en un punto del presente continuo.
    San Agustín decia que el tiempo es ahora, que el pasado ya fu, y el futuro es inmediato, porque ni bien termine de escribir esto es ya un futuro incierto del pasado que ya fue y el presente de ahora

  3. ¿Por qué inseguridad? Al contrario, es una profunda seguridad de que todo es transitorio. La idea que intento transmitir es que a pesar de que todo es transitorio (léase “irreal”)se puede percibir, si nos “desnudamos”, aquello que no es transitorio (léase “real”)… eso es lo más lejano de la inseguridad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s