Vacaciones

A partir de la semana que viene me tomaré unas vacaciones. Por dos semanas. Así que Baldanders quedará dormido durante ese tiempo, si bien yo estaré entrando a otros blogs y tomando notas acerca de la vida, para postear después.

Como en vacaciones me gusta leer, pero leer algo distinto a lo habitual, es que me gustaría que me recomendaran algún lindo libro para llevarme a la playa… Tal vez después lo comente…

Por lo que toda sugerencia será bienvenida!

Nos veremos a la vuelta.
Anuncios

Dharma y Karma



A raíz de un comentario a un post de Luz, surgió el interés en aclarar un poco los conceptos de Karma y Dharma, palabras que aunque las escuchamos cotidianamente, sobre todo la primera, no por ser conocidas son mejor entendidas o utilizadas en su original sentido.

Ante todo quiero aclarar que lo siguiente es sólo la exposición de los conceptos hasta donde mi intelecto los aprehende, y si algo no estuviera bien expuesto, el error es mío, y bajo ningún aspecto de la doctrina misma, que en sí es exacta y universal. Además, tomo como referencia a René Guénon [artículo], ya que es uno de los pocos que expone estas teorías de la forma más clara y fidedigna.

Otra cosa a tener en cuenta. Todos podemos comprender que 2+2=4 y eso es simplemente así. Que dos más dos sea igual a cuatro no es ni bueno ni malo, porque estos conceptos morales no aplican en las matemáticas. De la misma forma, en la doctrina hindú no aplican los conceptos morales a los que estamos acostumbrados. Es importante tener esto presente, para no caer en el error común de interpretar algunos conceptos bajo la óptica a la que estamos acostumbrados, y que no se aplica universalmente a todas las culturas.

Después de estas aclaraciones que me parecieron necesarias, veamos los conceptos en sí.

Según su raíz, la palabra Dharma designa (cito a René Guénon): “la naturaleza esencial de un ser, que comprende todo el conjunto de sus cualidades o propiedades características, y que determina, por las tendencias o las disposiciones que implica, la manera en que ese ser se comporta, ya sea en su totalidad, o ya sea en relación a cada circunstancia particular.” Y esta noción se aplica no sólo a un ser en particular, sino también a un conjunto (una especie, por ejemplo) de seres o incluso al orden total del Universo.

Por extensión Dharma designa también la conformidad a la naturaleza esencial de los seres. Es el equilibrio fundamental de todas las cosas en la manifestación. La armonía integral, la Ley de armonía que rige a la vez el orden cósmico y el orden humano.

Karma, por su parte, (dice R. Guénon:) “tiene un doble sentido: en el sentido general, es la acción bajo todas sus formas […]; en el sentido especial y técnico, es la acción ritual” entendiendo al ritual como la acción que se ajusta al orden cósmico, siendo un símbolo en movimiento.

Además de estas dos palabras, existe otra, relacionada con Karma, que es Apurva. Cito nuevamente a Guénon:

“Para que una acción [Karma], que no es en sí misma sino una modificación momentánea, pueda tener resultados futuros y más o menos lejanos, se necesita que tenga, en el instante mismo en que se realiza, un efecto no perceptible en el presente, pero que, subsistiendo de manera permanente, por lo menos de modo relativo, producirá más tarde, a su vez, el resultado perceptible. Este efecto no perceptible, potencial en cierto modo, es llamado apurva.”

Podríamos decir que Apurva es lo que une a la acción con la reacción. El Apurva puede quedar como “pegado” al ser que realizó la acción, es decir, quedar en estado latente, hasta que llegado el momento (no sabría decir qué define a ese momento) se manifiesta al ser (que había realizado la acción) como una reacción “de la misma naturaleza que la acción inicial”… Y este “rebote”, claro está, sucede para que se mantenga el equilibrio en la manifestación.

Este no es un tema cerrado… de él se desprenden otras nociones que sería muy largo exponer en este post, y en las que tal vez entremos en otro momento: los estados múltiples del ser, el error conceptual de la reencarnación, etc.

Quedo, por tanto, a la espera de comentarios, sugerencias, etc…

Profeta en su tierra

Varias veces me han preguntado en qué creo.

Con mis amigos y conocidos (en el círculo más íntimo) siempre surge algún temita “esotérico”, inclusive he estudiado el tarot junto con alguno de ellos (Vero, por ejemplo), y hablamos horas al respecto, citamos autores, libros y lecturas, interpretaciones descabelladas y no tanto. Y de tanto escucharme, a algunos de ellos les surje el preguntarme en qué creo.

¿En qué creo?

En un post anterior comentaba que estaba pasando por un momento de crisis, un instante en que todo en lo que creía había desaparecido o colapsaba… y ahí fue cuando me di realmente cuenta de que en algo, evidentemente, creía. Además todo el tiempo cito (explícita o implícitamente) la obra de Guénon, hago referencias a la Tradición, etc. y es que llegué a todo ello por lecturas, desechando la mayoría y seleccionando sólo unas pocas. Y tal vez sea por ello que por momentos parezco monotemático e insulso…

Pero una cosa es leer y otra cosa es conocer directamente. Todo lo que hablo o escribo evidentemente parte de lo leído, pero es la experiencia directa lo que por naturaleza es inexpresable. ¿Cómo explicarle a alguien que nunca probó una manzana cómo es su sabor? Pero aquél que probó la manzana, lo sabe muy bien, y si ambos la gustamos, podemos compartirlo hasta cierto punto. Para el resto, tal vez, sea árido escucharnos disertar sobre el sabor de la manzana, y se cansen y se vayan; otros, tal vez, sientan curiosidad por conocer ese sabor, y busquen la manera de hacerse de una y morderla.

Todo mi interés, todas mis creencias, giran en torno a degustar la manzana. No la he probado, (tal vez en sueños, y por eso la busco, o tal vez en un tiempo primigenio y por eso deseo reencontrarla) pero busco hacerlo.

La manzana es el Universo. O mejor, es aquello de lo que está hecho el universo. O mejor aún, es Aquello anterior (metafísicamente, no cronológicamente) al universo.

Y ¿cómo conocer (evidentemente soy un gnóstico) Aquello? Ese Aquello que llamo Aquello porque ahora lo percibimos lejano, pero que lo penetra todo y que es lo único real…

La respuesta a esta pregunta es la que me lleva a mis búsquedas y lecturas. La tradición occidental, o hermetismo, la responde brindándonos una cosmología impresionantemente didáctica. Cosmología significa estudio del universo, porque el hermetismo enseña que para conocer al Artista (ahora inalcanzable) debemos primero estudiar su Obra de Arte, entender cuáles son las leyes que rigen esta obra, y comprender que nosotros como individualidad no estamos separados de este universo, sino que formamos parte integrante de él, y no sólo eso, sino que también somos un universo en pequeño (microcosmos) y que todo lo que está en el gran universo (macrocosmos) se encuentra también en nosotros mismos. Por eso es que estudiando el Universo, nos estamos estudiando a nosotros mismos. Nos rigen las mismas leyes. La tradición oriental, por su parte, nos dice además que Somos lo que Conocemos.

Por eso, hasta tanto no se pueda conocer directamente, es decir, hasta tanto no conozcamos el sabor de la manzana, deberemos contemplar los símbolos (contemplar por reflejo) como nos enseña la Biblia:

“Ahora vemos en un espejo, en enigma. Entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo parcial, pero entonces conoceré como soy conocido.” I Corintios 13,12

Y esta forma de conocer sólo será posible cuando logremos comprender que no somos algo diferente de la Unidad, del Aquello, puesto que todo está en esta Unidad. Nosotros no somos una excepción.

Lograrlo está al alcance de nuestra mano. Sólo es cuestión de intuírlo.

M.

P.S.: Aquí dejo un regalo.

Libros y lecturas

Estas últimas semanas he comprado los siguientes libros y revista:


LA LOGIA VIVA. Simbolismo y Masonería. Siete Maestros Masones. Editorial Obelisco, Barcelona 2006. 384 pgs.

Es una compilación de “trazados” o artículos escritos por maestros masones. Para más info se puede ingresar a http://www.geocities.com/glolyam/7mm_obelisco.htm en donde están publicados un par de dichos artículos. Son particularmente interesantes las explicaciones de los símbolos, no sólo masónicos, sino también (y valga la redundancia) universales. Siempre estudiados bajo la óptica de la Tradicción Perenne. Su lectura puede resultar por momentos repetitiva o cíclica, pero está particularmente diseñada para servir de base a la meditación del simbolismo explicado.

EL SIMBOLISMO DE LA RUEDA. Federico Gonzalez – Kier Editorial, Buenos Aires 2006

Este es el segundo libro de Federico González referido al símbolo de la rueda. Y es que evidentemente este símbolo es inagotable, lo mismo que cualquier otro símbolo tradicional. Dice Fernando Trejos en el prólogo:

“… siendo el símbolo de la rueda la expresión del movimiento y la multiplicidad, también lo es de la inmovilidad original y de la síntesis. Es, asimismo, la expresión simbólica de la expansión y la concentración. De la energía centrífuga, que parte del centro a la periferia, y de la energía centrípeta, que retorna a su centro, eje o fuente para volver a extenderse una vez más, siguiendo una ley universal a la que obedecen las mareas de los mares (flujo y reflujo) y la tierra (condensación, dilatación). Así como la diástole y la sístole, la aspiración y la expiración del hombre o del universo, es decir, tanto de lo microscósmico.”

FENG SHUI LA SALUD Y EL BIENESTAR DE TU CASA. Loli Curto – Océano, 2006

Un libro de presentación muy atractiva, con tapa dura y sobrecubiera. Un poco incómodo de manipular, pero contiene fotos y colores en papel ilustración. De lo último publicado acerca del Feng Shui, es lo mejorcito. No conocía a la autora, pero no sólo estudió con importantes promotores y conocedores de este arte, sino que por lo visto aprendió mucho y bien. Lo que más me gusta es que desmitifica muchas de las falsas concepciones occidentales referidas al Feng Shui. Además, no se queda sólo en la forma, sino que también repasa (aunque demasiado brevemente) la llamada “filosofía” del tao. Otra de las cosas que me gustó, es que no tiene ese tono “autoayudesco” de “tú puedes, eres el mejor del mundo y el mundo te sonríe”. Para recomendar.

LAS ESTATUAS VIVAS. Raimon Arola – Obelisco, 1995

Este libro, al ser muy viejo, tuve que conseguirlo a través de mercado libre, porque ya no se consigue en librerías.

El prólogo comenta:

“Maspero, el gran arqueólogo francés del siglo pasado, quien acuñó este término, escribía sobre dichas estatuas de la antigua cultura egipcia:’Estaban animadas, hablaban, se movían, no en sentido metafórico, sino realmente. No es posible dudar de que, al menos en Tebas, en tiempos de la XIX dinastía y siguientes, las estatuas de Amón hacían verdaderos milagros. Las inscripciones nos muestran que en tiempos de los últimos Ramesidas, no se empezaba nada sin consultar la estatua del dios. El rey, en el interior del santuario, y a veces incluso en público, se dirigía a la estatua y le exponía el asunto; después de cada pregunta la estatua afirmaba con la cabeza dos veces’.”

No nos asustemos… luego sigue diciendo:

“Creemos que aquellos sabios y artistas que realizaron las estatuas vivas, o bien inventaron sus leyendas, intentaban enseñar “algo distinto” a lo que a primera vista entendemos, algo que apunta a la completitud de la realidad del ser. A los sacerdotes egipcios, a los cabalistas hebreos o a los filósofos griegos no les importaba demasiado tener en su casa un ser vivo creado por ellos mismos, incluso podía serles un motivo de estorbo. Cuando explicaban que era posible el crear estos artificios, inevitablemente despertaban la curiosidad de los hombres que los escuchaban, para así conducirlos a otros centros de interés. El objetivo de este ensayo no es otro que el de intentar encontrar y desvelar, en la medida de lo posible, cuál era el tema que los sabios antiguos pretendían enseñar. “

El autor pasea, entonces, por las tradiciones egipcia, griega y hebrea, en busca de el verdadero sentido y razón de ser de estas “Estatuas Vivas”

REVISTA DE ESTUDIOS TRADICIONALES, nº10, julio-diciembre 2006 – Centro de Estudios Tradicionales, Buenos Aires.

Esta revista semestral, que apunta principalmente a la obra de René Guenón y su trascendencia, es la edición en español de su “madre” italiana. Contiene artículos muy interesantes, especialmente “Mâyâ” de R. Guenón, que explica la relación entre los conceptos de Shakti y Prakriti, los cuales se unifican en Mâyâ. Ya hablaré de este tema en BALDANDERS.

El índice incluye:

¿EL CONOCIMIENTO DE LA VERDAD ES POSIBLE? P. Nutrizio
La concepción tradicional e iniciática sobre las posibilidadescognoscitivas del ser humano.

CONFUSIONES VOLUNTARIAS T. Masera
Intentos que se producen en ciertos ambientes religiosos paragenerar confusión acerca del verdadero esoterismo.

MÂYÂ R. Guénon
El concepto de «arte divino» desde el punto de vista de latradición hindú.


NIRUKTA=HERMENEIA A. K. Coomaraswamy
La relación entre un ser y su denominación en el simbolismotradicional


EL-FAQRÛ R. Guénon
El significado simbólico de «pobreza» en el esoterismoislámico y en las doctrinas tradicionales.

NUEVAS TÉCNICAS DE ATAQUE A LA OBRADE RENÉ GUÉNON – Parte VI A. Balestrieri
Detrás de la fachada de una reseña hecha por un «especialistaen cuestiones esotéricas», se esconde una toma de posición encontra de la idea misma del verdadero esoterismo y de quien fue su preclaro expositor.

LOS TEMPLARIOS B. Rovere
Naturaleza de las órdenes de caballería, origen y función dela Orden del Temple en su carácter de organización iniciática y«élite intelectual» de la época. Los Templarios, puente de uniónentre Oriente y Occidente, transmitieron antes de su desapariciónun legado doctrinal y simbólico a diversos grupos iniciáticostales como los «Fieles de Amor», los Rosacruces y losconstructores de catedrales, antecesores de la actual Masonería.

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE DOS LIBROSDE DENYS ROMAN – Parte II F. Peregrino
Reflexiones sobre distintos símbolos masónicos, el nombreiniciático,la paleta de albañil, el término Gabaón y la divisaalquímica «solve et coagula».

Año nuevo, cara nueva

Acorde con el año que comienza, Baldanders ha renovado su fachada. No olvidemos que Baldanders es cambio continuo… y esta refrescada de cara se realiza bajo los auspicios de Hermes, el mensajero de los dioses, verdadero puente (junto con Iris) entre lo superior y los hombres.

Dice el poeta Homero, en su Himno a Hermes, que éste era

hijo de Zeus y Maya, raudo mensajero de los inmortales […] saqueador, ladrón de vacas, caudillo de sueños, espía de la noche, vigilante de las puertas…

Comenzamos esta nueva etapa, entonces, bajo el patronazgo del divino Hermes.