Dharma y Karma



A raíz de un comentario a un post de Luz, surgió el interés en aclarar un poco los conceptos de Karma y Dharma, palabras que aunque las escuchamos cotidianamente, sobre todo la primera, no por ser conocidas son mejor entendidas o utilizadas en su original sentido.

Ante todo quiero aclarar que lo siguiente es sólo la exposición de los conceptos hasta donde mi intelecto los aprehende, y si algo no estuviera bien expuesto, el error es mío, y bajo ningún aspecto de la doctrina misma, que en sí es exacta y universal. Además, tomo como referencia a René Guénon [artículo], ya que es uno de los pocos que expone estas teorías de la forma más clara y fidedigna.

Otra cosa a tener en cuenta. Todos podemos comprender que 2+2=4 y eso es simplemente así. Que dos más dos sea igual a cuatro no es ni bueno ni malo, porque estos conceptos morales no aplican en las matemáticas. De la misma forma, en la doctrina hindú no aplican los conceptos morales a los que estamos acostumbrados. Es importante tener esto presente, para no caer en el error común de interpretar algunos conceptos bajo la óptica a la que estamos acostumbrados, y que no se aplica universalmente a todas las culturas.

Después de estas aclaraciones que me parecieron necesarias, veamos los conceptos en sí.

Según su raíz, la palabra Dharma designa (cito a René Guénon): “la naturaleza esencial de un ser, que comprende todo el conjunto de sus cualidades o propiedades características, y que determina, por las tendencias o las disposiciones que implica, la manera en que ese ser se comporta, ya sea en su totalidad, o ya sea en relación a cada circunstancia particular.” Y esta noción se aplica no sólo a un ser en particular, sino también a un conjunto (una especie, por ejemplo) de seres o incluso al orden total del Universo.

Por extensión Dharma designa también la conformidad a la naturaleza esencial de los seres. Es el equilibrio fundamental de todas las cosas en la manifestación. La armonía integral, la Ley de armonía que rige a la vez el orden cósmico y el orden humano.

Karma, por su parte, (dice R. Guénon:) “tiene un doble sentido: en el sentido general, es la acción bajo todas sus formas […]; en el sentido especial y técnico, es la acción ritual” entendiendo al ritual como la acción que se ajusta al orden cósmico, siendo un símbolo en movimiento.

Además de estas dos palabras, existe otra, relacionada con Karma, que es Apurva. Cito nuevamente a Guénon:

“Para que una acción [Karma], que no es en sí misma sino una modificación momentánea, pueda tener resultados futuros y más o menos lejanos, se necesita que tenga, en el instante mismo en que se realiza, un efecto no perceptible en el presente, pero que, subsistiendo de manera permanente, por lo menos de modo relativo, producirá más tarde, a su vez, el resultado perceptible. Este efecto no perceptible, potencial en cierto modo, es llamado apurva.”

Podríamos decir que Apurva es lo que une a la acción con la reacción. El Apurva puede quedar como “pegado” al ser que realizó la acción, es decir, quedar en estado latente, hasta que llegado el momento (no sabría decir qué define a ese momento) se manifiesta al ser (que había realizado la acción) como una reacción “de la misma naturaleza que la acción inicial”… Y este “rebote”, claro está, sucede para que se mantenga el equilibrio en la manifestación.

Este no es un tema cerrado… de él se desprenden otras nociones que sería muy largo exponer en este post, y en las que tal vez entremos en otro momento: los estados múltiples del ser, el error conceptual de la reencarnación, etc.

Quedo, por tanto, a la espera de comentarios, sugerencias, etc…

Anuncios

6 pensamientos en “Dharma y Karma

  1. Estaríamos hablando tal vez, de causa y efecto para que haya o exista un equilibrio?
    Y con respecto al “apurva” , muchas veces la confundimos con un mal karma, verdad? es decir, de acuerdo a lo que nos contas, “apurva” sería el efecto remanente de una acción que tendría un plazo de vencimiento (por decirlo de alguna manera) hasta que encuentre la contrapartida, es decir su equivalente?
    Saludos

  2. Exacto… y efectivamente, acá en occidente, y por alguna interpretación medio tirada de los pelos de algunas “escuelas espiritualistas” y luego secundados por “orientalistas”, se tergiversaron los términos, y se simplificó demasiado el concepto… volviéndolo algo puramente moral…

  3. Gracias, gurú Mahatma!! Eres todo un experto en el tema!!!
    Muy interesante realmente. Voy a tener que leerlo otras seis o siete veces antes de hacerte alguna pregunta…¡qué bárbaro! Cuando uno está encasillado en una cierta forma de concebir las cosas resulta difícil comprender otras lógicas, yo creo que de ahí vienen las tergiversaciónes o deformaciones que han sufrido estos conceptos.
    Un beso!

  4. Gracias a vos, Luz, pero realmente estoy muuuy lejos de ser un gurú…! Todavía no termino de entenderlo del todo, como te decía, y no sólo esto, sino un montón de otras cosas.

    Estos son conceptos a los que nos acercamos primero a través de la razón, de la lógica, pero terminamos de comprenderlos sólo por “intuición intelectual”. La lógica es analítica, pero la “intuición intelectual” es sintética, es un chispazo de comprensión, es ese “ahhhh! eso era!!!” con el que descubrimos las cosas nuevas…

  5. tu contribución.
    🙂

    por ahi recuerdo algo que va asi:

    Todo lo que das, te lo das.
    todo lo que no das, te lo quitas.

    gracias.
    ahora olvidemos estas palabras
    y continuemos en este flujo
    de este nuevo aquí y ahora.

  6. El verdadero guru es interno, los externos (llamados upagurús) son manifestaciones del primero, por eso el conocimiento del ser está detras de cualquier manifestacion (un libro, una palabra, un niño o cualquier individuo, un arbol, etc, etc) es el verdadero gurú viendose reflejado en el exterior, el pensamiento occidental ha ido olvidando y sustituyendo el intelecto puro por la razón y la memoria, viendo “lo externo” como lo importante y realizando una “inversión” del camino que debe fundamentarse en el levantar “los velos” (develar) que cubren el ser, tomando como partida la intuición o imaginación guiada, para luego complementarla con la razón, de esta manera, la comunicación con el principio va seguida de la comprensión racional, mas no a la “inversa”. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s