Del CORPUS HERMETICUM

El Corpus Hermeticum es un compilado de textos griegos de los siglos II y III de nuestra era, atribuídos al legendario Hermes Trismegisto. Se lo considera un vestigio de la antigua sabiduría egipcia, y durante el Renacimiento, gracias a la traducción al latín realizada por Marcilio Ficino, la tradición occidental redescubrió sus raíces (inclusive los cristianos renacentistas se sintieron conmovidos por algunas afirmaciones que demostraban un cristianismo antes de Cristo).

El siguiente fragmento corresponde al final del Tratado V “DISCURSO DE HERMES A SU HIJO TAT. Que Dios es a la vez inaparente y lo más aparente”, en la traducción publicada en la revista SYMBOLOS. En el siguiente vínculo también hay información de interés.

¿Quién, pues, podría ensalzarte, hablando de ti o dirigiéndose a ti? ¿A dónde volver mi mirada cuando quiero alabarte? ¿A lo alto? ¿Abajo? ¿Hacia dentro? ¿Afuera? Ninguna vía, ningún lugar en tu entorno, ni absolutamente ningún ser: todo es en ti, todo viene de ti. Tú das todo y no recibes nada: pues tu tienes todas las cosas, y no hay nada que tú no poseas.

¿Cuándo te cantaría? Porque no puede concebirse estación ni tiempo que te conciernan. ¿Y por qué te cantaría? ¿Por las cosas que has creado o por aquéllas que no has creado? ¿Por las que has hecho aparecer o por las que has ocultado? ¿Y en razón de qué te cantaría? ¿Como perteneciéndome a mí mismo? ¿Como teniendo algo propio? ¿Como siendo otro que tú? Porque tú eres todo lo que soy, tú eres todo lo que hago, tú eres todo lo que digo. Porque tú eres todo, y no existe nada más que tú: incluso aquello que no existe, tú también lo eres. Tú eres todo lo que ha venido al ser y todo lo que no ha venido al ser, eres pensamiento, en tanto que pensante, Padre, porque modelas el universo, Dios, en tanto que energía en acto, bueno, porque creas todas las cosas.

Anuncios

3 pensamientos en “Del CORPUS HERMETICUM

  1. Cuanta razón tenés M. La concepción de un Dios, que es principio y fin, que luego esta misma idea la tomará Aristóteles, y luego otros filosofos de la cristiandad…Además, de como cada uno de nosotros, formamos parte de ese Dios, que nos creo. porque siendo finitos, no podemos crear algo tan infinito.
    Besos

  2. Gracias Mahatma! ¿Sabés una cosa?
    Leo tu blog y respiro aliviada.
    Gracias por este espacio tan místico, espiritual, trascendente. Sinceramente me encanta tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s