De la multiplicidad a la Unidad

A raíz de una discusión (o mejor dicho, de una conversación) llevada a cabo con mi amigo Marcos, se me ocurrió escribir este post.

La conversación giraba en torno a la cantidad cada vez mayor de “religiones” derivadas del cristianismo, que se apoyan cada vez más en las diferencias y no en las coincidencias, como entendimos que debería ser el caso para que esta multiplicidad de ramas de un mismo árbol no perdiera la esencia de lo que es el cristianismo, y pudiera conservar con todo derecho ese nombre.

Una de las explicaciones que encontramos a esta pluralidad cada vez mayor de “sectas” (en el sentido amplio del término) es que, al apoyarse las religiones en alto grado en la sentimentalidad, terminan siendo expresiones de individuos particulares, de acuerdo a su propio sentir y a su propia opinión de “cómo deberían ser las cosas”, olvidando de esta manera lo que está más allá de la individualidad y que corresponde a la verdadera espiritualidad, que aspira a la unidad, o sea, todo lo contrario a esta fragmentación de la que venimos hablando.

En base a estas conclusiones se me ocurre que el fanatismo religioso también tiene su origen en esta “sentimentalidad” cada vez más preponderante hoy en la religión. Antes que nada, quisiera aclarar que coincido con Guénon en que la forma religiosa es propia del occidente, consistiendo esta forma en la unión de tres elementos: un dogma, una moral y un culto. De éstos, el primero corresponde a la parte intelectual de la religión, el segundo a la parte social, y el tercero a la parte ritual. Si faltara uno de estos elementos, entonces no podría hablarse propiamente de religión. Pero lo que importa destacar es lo que explica Guénon respecto a la parte dogmática de la religión:

“El nombre de dogma se aplica propiamente a una doctrina religiosa; sin buscar más por el momento cuáles son las características especiales de una tal doctrina, podemos decir que, aunque evidentemente intelectual en lo que tiene de más profundo, no obstante no es de orden puramente intelectual; y por lo demás, si lo fuera, sería metafísica y no ya religiosa. Así pues, es menester que esta doctrina, para tomar la forma particular que conviene a su punto de vista, sufra la influencia de elementos extraintelectuales, que son, en su mayor parte, del orden sentimental; la palabra misma «creencias», que sirve comúnmente para designar las concepciones religiosas, marca bien este carácter, ya que es una precisión psicológica elemental que la creencia, entendida en su acepción más precisa, y en tanto que se opone a la certeza que es completamente intelectual, es un fenómeno donde la sentimentalidad juega un papel esencial, una suerte de inclinación o de simpatía hacia una idea, lo que, por lo demás, supone necesariamente que esta idea misma es concebida con un matiz sentimental más o menos pronunciado.”

INTRODUCCIÓN GENERAL AL ESTUDIO DE LAS DOCTRINAS HINDÚES*, Segunda Parte, cap. IV

Es decir que en la religión, el lugar que debería ocupar la parte de doctrina (aquí bajo la forma de dogma) está siendo desplazado cada vez más por la sentimentalidad, y por la sentimentalidad de individuos aislados, agrego yo.

Pero volviendo al tema del fanatismo religioso, interpreto que dicha actitud fanática es como una consecuencia de la exacerbación extrema de los sentimientos religiosos (y lo mismo, ampliando el panorama, en el caso de los sentimientos políticos, etc.) producida por esta irrupción de la sentimentalidad en la parte doctrinal. Podríamos también llegar a la conclusión de que un paliativo a esta situación sería volcarnos al extremo opuesto, es decir, a la postura científica-racional, que sería como un paño frío para la “fogosidad” de aquél fanatismo. Pero el mundo actual (o al menos la parte occidental del mismo) y cada individuo que forma parte de él ¿no se encuentran hoy como atascados entre estos dos polos, oscilando entre ellos, sin encontrar una verdadera salida? Además dudo de que la ciencia sea tan objetiva como se pretende, ya que muchas teorías que hoy se tienen por verdades absolutas, son sólo posibilidades tan válidas (o tan poco válidas) como cualquier otra, y que muchas veces son sólo el resultado de “sentimientos” padecidos por sus originadores. Por ejemplo, la llamada teoría de la evolución.

¿Cuál sería entonces la solución a este dilema? Yo no veo otra que la del conocimiento de la Unidad, esforzándonos por “ser” eso que conocemos. Y huyendo de aquellos que en lugar de integrar pretenden excluir, bajo el pretexto de que son los únicos dueños de la Verdad.

* Para profundizar en este tema remito a dicha obra, que es una introducción no sólo a las doctrinas hindúes sino, y más ampliamente, a la verdadera metafísica y a la diferencia fundamental que existe entre ésta y la religión. Se puede descargar gratuitamente de internet desde el siguiente vínculo.

Anuncios

18 pensamientos en “De la multiplicidad a la Unidad

  1. ¡Excelentísimo post! Un verdadero lujo y, como siempre, las palabras de Guénon aportando una luz abrumadora sobre todo aquello a lo que se dirigen.
    Es importante señalar que desde siempre existieron diversas modalidades en torno a una misma doctrina, que dieron origen a más de un conflicto, con resultados, en algunos casos, nefastos. En el cristianismo, podemos citar a los diferentes grupos Gnósticos con influencia neoplatónica, los arrianos, los cátaros en la edad media y tantos ejemplos más. Oriente Medio no estuvo ajeno a todo esto, pero ahora, estamos hablando de la situación de Occidente. Si bien las divergencias estaban a la orden del día, la multiplicidad no se había hecho patente, pues en última instancia, se apuntaba a un mismo centro. Creo que es evidente que nos encontramos inmersos en el Kali Yuga, en una edad oscura. Había una conexión con el Centro Espiritual del mundo que se perdió, principalmente en los finales del Medioevo. Las nuevas pseudo-religiones se pierden en la superfluidad y rechazan inconscientemente (o no), todo tipo de contacto con la Tradición Primordial.. ¿Hacia dónde nos dirigimos? Quién sabe..

    Un abrazo!

  2. Hola M. Muy interesante el tema, habrá un libro en especial que hable de todas las religiones, sería interesante.. besos
    Pasa en todas las religiones la división..

  3. Si llevamos esto a un plano socio-político creo que encontramos la analogía en lo que se refiere a la diversidad de partidos políticos derivados de uno, que sería la base.
    El punto es que todo se resume en una cuestión de poder: El que tiene más votos (devotos), el que te convence con un pancho y la coca (milagro inmediato y efímero) etc ,es el que, de alguna manera estará siempre sobre el otro.
    Si dejamos de educar a la masa, esta se embrutece, entonces será más facil de convencerla de cierta Verdad. Con lo cual se llegará al objetivo deseado que es :
    Una persona ignorante no puede calcular el valor de su trabajo y como no puede hacerlo se la maneja como se quiere y ése que la maneja se convierte a los ojos del ignorante en: Dios, ídolo, santo, etc. Por ende se fanatiza.
    Puff… me irrrve la cabeza!

  4. Yo creo que esto de la diversidad de lo mismo es un reflejo de las pocas respuestas que tenemos en los que exponen las religiones tradicionales, la analogia de los partidos politicos nuevamente,

  5. Gracias por el comentario, Sahaquiel. Efectivamente, estoy convencido que los escritos de Guénon son una fuente esclarecedora, de la que se puede beber siempre algo de provecho…

    Tu comentario, además, toca otro tema no exento de interés: la ortodoxia… ¿qué es lo que hace que una doctrina pueda tacharse de ortodoxa o heterodoxa? ¿Cuál sería la autoridad que puede dictaminar eso? Y a esa autoridad… ¿quién le otorga el carácter de tal?… Es un tema jugoso para otro post… algún día sería interesante tocarlo.

    Respecto a la conexión con el Centro, evidentemente está como interrumpida, aunque no creo que se haya roto (por el bien de todos nosotros)…

    Ah! sería más que interesante charlar al respecto.

    Un abrazo!

    Martín

  6. Bibliosensual! No conozco si existe un libro tal, quizás alguno que estudie las religiones comparándolas… si así fuera, habría que tener en cuenta sobre todo desde qué punto de vista las estudia, si sólo el aspecto histórico, el doctrinal, el ritual… y si es serio y objetivo. De todos modos, y ese es otro tema de discusión con mi amigo Marcos, es preguntarse sinceramente qué utilidad tendría acercarse a las religiones desde el exterior… pero como un comienzo de acercamiento, si uno es sincero y no tendencioso, creo que sería muy provechoso.

    Besos

    M.

  7. Ro73, gracias por tus observaciones. En efecto, se puede aplicar perfectamente la analogía a otros planos.

    Conecto tu comentario con lo que le decía a Sahaquiel, acerca del problema de la ortodoxia y la autoridad que decide qué es ortodoxo y qué no… si bien es un tema que habría que desarrollar, evidentemente la autoridad se basa en un orden jerárquico, que si se distorsiona, produce el conocido abuso de poder… Vuelvo a repetir… es todo un tema.

    Besotes, te quiero mucho!

    M.

  8. Alfredo, sí, muchas veces aquellos que deberían ser ejemplos y educar a los demás, lamentablemente no están lo suficientemente preparados, o no lo están en absoluto, para cumplir ese rol. Esto me recuerda al post de tu blog de hace algunos días, aquél del disertante que hablaba de imagen cuando él mismo transmitía una pésima…

    Es como le decía a Ro73, cuando todo se mezcla y nada cumple el rol que le corresponde (no existe un orden jerárquico) el arquitecto sale a manejar un taxi y el ama de casa es dirigente… los “hermanos pelean y los devoran los de afuera”…

    Gracias por pasar!!!

    M.

  9. No sé si estoy en lo correcto, el enfoque en que uno debe conocer una religi´on o creencia desde el exterior,y luego elegir practicarla o no. Reconozco que no soy muy practicante de mi fe, pero soy creyente, pero no de la iglesia ortodoxa e exigente, se que ahora la Iglesia está tratando de adquirir adeptos con permisiones que hacen faltar el respeto al ingreso a u lugar santo.
    Es más, muchas de las religiones, creo con excepción del Islam, la judía y la cristiana, han empezado a ser un poco más flexibles.
    nada más que eso.
    Muy buneo, es bueno para el debate.. besos

  10. Mahatma: Con respecto a lo que decís de acercarse exteriormente a una religión, creo que depende de los objetivos que uno tenga con respecto a lo que se puede obtener de dicha institución. Estudiar una religión, creo que puede ser provechoso si lo que se busca es encontrar diferentes formas de interpretar la Tradición Primordial, de buscar un enriquecimiento a través de una interpretación que trascienda lo meramente exotérico. En caso de buscar la Salvación, la cosa cambia y no estoy seguro de que pueda tener efectividad un contacto superficial. Creo que las religiones son útiles (y necesarias) si cumplen el rol que les corresponde y no se meten en asuntos que no les son propios..
    No sucede lo mismo con las Organizaciones Iniciáticas, donde la verdadera transformación sólo tiene lugar a través de la vinculación efectiva por medio de la influencia espiritual que las caracteriza… pero ese es otro tema…

    Bueno, mejor dejo de decir pavadas y sigo estudiando que el agua ya me está llegando al cuello..

    Abrazos!

  11. Mi redacción anterior fue desastrosa.. y bueh, no se puede pedir demasiado a las 3 am y después de estar un buen rato intentando meterme los apuntes de “Resistencia de los materiales” en la cabeza..

    Este blog me está sirviendo de recreo para despejar la mente y liberarme por unos minutos de los números.. Gracias!

  12. Hace ya bastante tiempo que miro tu blog.
    Es que no sé por dónde agarrarlo!
    Es que me da mucho trabajo pensar…
    Soy muy perezosa para trabajar cierto tipo de ideas… ays… pero me va bien así, y a vos te va muy bien a tu manera, eso es buenísimo.
    Reconozco a los caminantes que están en el camino y tienen menos velos en los ojos, son espejos en los que me reflejo. Claro que como algunos lo hacen de una forma distinta a la mía, me da trabajo seguir sus razonamientos.
    Esa debe ser la diferencia entre “camino seco” y “camino húmedo”. Bueno, me tengo paciencia, ya angarraré tu blog por algún lado y entenderé. =D
    Besos, Mahatma!

  13. Con respecto al comentario que hizo más arriba Sahaquiel:”Creo que las religiones son útiles (y necesarias) si cumplen el rol que les corresponde” Coincido con el en este aspecto porque simpre opiné (y es un pensamiento mío solamente) que en realidad las religiones se “inventaron” para establecer cierto órden, cierto control sobre el ser humano, inventando una “moral” para que no vivamos como lo que realmente somos “animalitos de dios”.Imagínense un mundo humano sin moral religiosa: el incesto, el estupro, el adulerio no existirían como tales.

    Mas tarde redondeo la idea porque estoy en el laburo y me están interrumpiendo a a cada rato!

  14. Bue! acá estoy nuevamente.
    Lo que quería decir es que en definitiva las religiones en realidad están hechas para controlarnos en nuestro “libre albedrío”. Aquí volvemos al tema de la “cuestión de poder”.
    No sé porqué ahora se me viene a la cabeza la novela de George Orwell “1984”.

  15. Hay un programa en canal infinito los jueves a las 20 hs (repite los domingos, pero no sabría decirles la hora) Allí debaten los representantes de las principales religiones acreca de los más variados temas, siempre ligado a lo religioso, lo filosófico, lo social, etc.Es interesante escuchar los puntos de vista de las distintas religiones, sobre todo cuando se debate con respeto y armonía.
    Un beso, Mahatma!

  16. Sahaquiel, genial y muy oportuno tu aporte… se entendió perfectamente.

    Mari, es verdad lo que decís… también me sucede encontrarme de golpe entre una maraña de razonamientos y no entender nada… en ese momento, lo que hago es respirar hondo y centrarme. Gracias por pasar y por dejar tu aporte!

    Ro querida… ese es todo un tema.

    Luz, hola! Gracias por tu aporte… algo había escuchado acerca de ese programa, creo que habías comentado algo en tu blog… lamentablemente no pude verlo todavía. Lo que decís acerca del debate es totalmente cierto: además es interesante cuando uno se lleva algo más de lo que con que vino (me enredé la lengua… jeje)

    Besos!

    M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s