La ascensión de Elías

En su libro simbólico (¿alquímico?) “Viaje a la Luna”, Cyrano de Bergerac cuenta cómo, luego de algunos intentos fallidos, y gracias a una máquina fabulosa (antecesora de nuestros modernos cohetes), llega al Paraíso Terrenal, ubicado según él en la Luna. Allí se encuentra con el Árbol de la Vida, y un jardín magnífico repleto de animales bellísimos.

Mientras camina por el Jardín, conoce a un joven de extraordinaria belleza, quien lo instruye acerca de la caída de Adán, y de cómo los patriarcas pudieron volver a elevarse al Paraíso. Entonces se presenta y le cuenta a Cyrano la siguiente experiencia:

“Ahora debo contar cómo llegué yo. No habrás olvidado, pienso, que me llamo Elías, porque ya te lo he dicho antes. Sabrás también que yo he estado en vuestro mundo y que vivía con Eliseo, un hebreo como yo, en las orillas del Jordán, donde llevaba entre los libros una vida bastante dulce para no extrañarla, aunque ya pasó. Sin embargo, cuanto más crecían las luces de mi espíritu, más crecía también el conocimiento de que no sabría nada jamás. Nuestros sacerdotes me recordaban al ilustre Adán sin que el recuerdo de su filosofía perfecta me hiciese suspirar. Desesperaba de poder adquirirla, cuando un día, luego de haber hecho un sacrificio para la expiación de las flaquezas de mi ser mortal, me adormecí y el ángel del Señor se me apareció en sueños. En cuanto me desperté, me puse de inmediato a trabajar en las cosas que él me ordenara hacer; tomé aproximadamente dos pies cuadrados de imán que metí en un horno, luego, cuando ya había sido bien purgado, precipitado y disuelto, extraje el atractivo trozo calcinado y lo reduje al tamaño aproximado de una bola mediana.

“Luego de estos preparativos, hice construir un carro de hierro bastante ligero y, varios meses después, cuando todas las máquinas estaban preparadas, entré en mi industriosa carreta. Posiblemente me preguntes para qué servían todos estos pertrechos. Debes saber que el ángel me había dicho en sueños que si quería adquirir una ciencia perfecta, tal como yo la deseaba, debía subir al mundo de la Luna, en donde encontraría, dentro del paraíso de Adán, el árbol de la ciencia. En cuanto hubiese probado su fruto mi alma se iluminaría con todas las verdades que una criatura humana es capaz de lograr. Ese es el viaje para el que había construido mi carro. Al final me subí y en cuanto estuve bien firme y bien instalado en el asiento lancé muy alto en el aire esa bola de imán. Entonces, la máquina de hierro que yo había hecho más maciza en el medio que en los bordes, se elevó de inmediato y en perfecto equilibrio, ya que se elevaba cada vez más rápidamente desde el centro. Así pues, a medida que llegaba hasta donde el imán me había atraído, volvía a lanzar la bola al aire por encima de mí.”

-Pero -interrumpí- ¿cómo hacíais para lanzar la bola tan rectamente por encima del carro, que no se encontraba nunca de lado?

-No veo ninguna maravilla en esta aventura -me dijo-, ya que una vez lanzado el imán al aire atraía el hierro hacia sí y en consecuencia era imposible que subiera de lado. Incluso te puedo decir que, mientras tenía la bola en la mano, el carro no dejaba de ascender porque corría siempre hacia el imán que yo mantenía en alto, pero la arremetida del hierro por unirse al imán era tan violenta que me hacía doblar el cuerpo en dos, de manera que no me atreví a intentar más que una vez esta experiencia nueva. En verdad era un espectáculo bien asombroso, ya que el acero de esta casa volante que yo había pulido con mucho cuidado, reflejaba en todos los costados la luz del sol tan viva y brillantemente que yo mismo creía estar en medio del fuego. Finalmente, luego de haber lanzado la bola varias veces y haber corrido a su encuentro, llegué como tú a un punto a partir del cual comencé a caer hacia este mundo. En ese momento, mantuve la bola bien apretada entre mis manos, y mi máquina, cuyo asiento me empujaba para aproximarse al imán, no se separó de mi; el único temor que me quedaba era romperme el cuello, pero para evitarlo lanzaba la bola hacia atrás cada tanto, para que la violencia de la máquina fuese retenida por ella y aminorase su marcha, para que mi caída fuera menos dura, y así ocurrió, en efecto. Porque, cuando me vi a poca distancia de la tierra, lancé la pelota a todos los costados, ora para aquí, ora para allí, al nivel del carro, hasta que mis ojos descubrieron el paraíso terrenal. Inmediatamente la lancé de nuevo por el aire, por encima de mí, y como la máquina la siguiese, la abandoné y me dejé caer sobre la arena del otro lado, lo más suavemente que pude, de tal manera que el golpe no fue más violento que si hubiese caído de mi altura.

Cyrano de Bergerac, “Viaje a la Luna”
(trad. Gloria Pampillo)
Anuncios

10 pensamientos en “La ascensión de Elías

  1. ¡¡Buenísimo!! Excelente post, me encantó!
    Ese texto es muy rico en simbolismo y se ve realmente prometedor. Voy a tratar de conseguir el libro.
    Es cierto, tiene un aire alquímico, por así decirlo.. El relato del viaje es fabuloso.

    Muchas gracias!

    Un abrazo.

  2. Sahaquiel, el relato es bastante entretenido, y tiene un par de pasajes para quedarse pensando, como aquél de la explicación del exilio de Adán. Se puede leer tranquilamente en una tarde de lluvia (o de nieve, jeje).
    Te mando un abrazo y Felicitaciones por el examen!

    FAB!, qué bueno tenerte por aquí! Se te extrañaba. Un abrazo y gracias por pasar!

    Alfredo, como vos decís, se puede interpretar de muchas maneras. Me llamó mucho la atención este pasaje porque me vino a la memoria durante una charla con un amigo, en la que opinábamos cómo se podría hacer para “elevarnos” sin depender de una religión o una creencia en “algo superior”, y en medio de la charla, bromeando, decíamos que tal vez podríamos elevarnos teniendo un ideal de “perfección”, y tendiendo a ese ideal, y si en algún momento lo alcanzábamos, tener un ideal más alto o más perfecto y así por el estilo. Y entonces fue cuando me acordé de este pasaje de Cyrano. Por eso quise compartirlo.

    De todos modos, los símbolos tienen la particularidad (o la universalidad) como para ser interpretados según nuestro “ser” en un momento dado.

    Saludos!

    M.

  3. Con respecto a este último comentario, creo que todo depende de lo que entendamos por “elevación”… Perseguir ideales que siempre estén un paso por delante de la situación presente, sin dudas puede ser útil para un desarrollo horizontal, atendiendo al simbolismo de la Cruz. Una Religión exotérica abre las puertas para la Salvación que difiere claramente de la Liberación.
    Quizá, por lo que voy a decir, alguien pueda tomarme por dogmático o elitista, pero desconozco realmente si existe un camino para lograr la concreción de nuestras posibilidades de elevación “vertical” fuera de una Vía Iniciática definida. A menos, claro está, que se trate de casos excepcionales en los que no sea necesaria la presencia de una influencia espiritual para alcanzar el segundo nacimiento.

  4. Sahaquiel, coincido con vos. Tal vez, avisame si estoy malinterpretando, en el relato de Cyrano, la “influencia espiritual” está representada por los ángeles que aparecieron en el sueño… además, siempre en el relato, cuando Elías se acerca a la luna, ésta comienza a “atraerlo”…

  5. Mahatma, no voy a hablar sobre todo lo que pueda estar simbolizado este fragmento, que sea de paso, es muy bonito literalmente. Me llenó de una paz interna, y realmente para reflexionar, porque si todos con nuestra voluntad, algún día llegaremos a la luna, sin necesidad de un imán. besos

  6. Hola Bibliotecariasensual!

    Sí, es necesaria nuestra voluntad, por supuesto! Pero cuando nos despojamos de todo, advertimos que nuestras pequeñas voluntades son nada frente a Aquello.

    Besotes!

    M.

  7. A mi forma de ver fue una nave espacial detallada a lo que el conocia en su epoca, como lo menciona las iinstrucciones que le dío el angel este ultimo era un extraterrestre que lo instruyo como hacer un ovni y por lo que veo una fuerza motríz distinto a la combustión como se utiliza hoy, y donde llego eres una base o un laboratorio enorme donde se le otorgaría conocimiento para estudio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s