Corazón y mente

Para no perder la costumbre de postear artículos que me parecen reflejan acertadamente la situación actual no sólo del mundo y la sociedad, sino también de cada uno de nosotros, copio a continuación la traducción de una nota aparecida en la revista ORIENS del 15 de abril de este año. (Agradezco a mi amiga y profesora Adriana C. su desinteresada ayuda en la traducción. Los aciertos son de ella, los errores, míos.)

Un gran corazón puede compensar una mente
pequeña, pero una gran mente jamás un corazón pequeño.

Mansoor Ahmad

La protección de que disponía la gente que vivía en las comunidades tradicionales donde lo espiritual aún no se había replegado en sí mismo, ahora no se encuentra disponible para nosotros, que vivimos en el secular mundo de hoy. Las estructuras de las sociedades contemporáneas carecen de la humedad de los manantiales espirituales que fluían abundantes en las sociedades y culturas tradicionales, ahora secos y meramente racionales. El conocimiento científico está totalmente desprovisto de cualquier pizca espiritual. El sentido de lo Eterno y la eternidad junto con el sentido de lo sagrado ha sido corroído casi completamente.

El arrollador enfoque racional ha afectado inclusive a la comprensión religiosa. La religión ha sido reducida por puros propósitos prácticos a una simple imagen de lo espiritual. El dulzor y los placeres de la vida vivida como un ritual, que eran los puntos culminantes de una vida espiritual, han sido reemplazados por las disciplinas y los ejercicios sin propósito de una tibia religiosidad sin objeto, dejando sentimientos residuales de fastidio y falta de alegría. La satisfacción de las dimensiones intelectuales (no racionales), que sólo es posible a través de la intuición de lo Real, encuentra poco aprecio en la comprensión religiosa.

Esta situación presenta grandes dificultades para muchas personas que tienen inclinación a vivir una auténtica vida espiritual. No encuentran otro indicio en la religión popular de la Verdad que la que le insinúa vagamente su, a veces no cultivada, intuición. Siendo educados y habiendo participado en una cultura groseramente material y racional, estos individuos incorporan a sus almas ciertos elementos ponzoñosos de su entorno, y falsos conceptos de su formación educativa, sufriendo así el dolor de un desgarramiento interno. No pueden ni comenzar ni abandonar la vida espiritual. La búsqueda de una vida auténtica los atormenta momento a momento. El ingreso de los elementos profanos y más oscuros en las almas ahoga la luz del Intelecto y dificulta el despliegue de todas sus operaciones. Estos individuos viven una vida casi esquizofrénica, mientras el anhelo de los placeres mundanos continúa atrayéndolos hacia la multiplicidad y la contingencia con las que nunca congeniarán, y en esta situación, su vida espiritual adquiere la importancia de un ensueño y una fantasía.

La lucha en ellos entre lo profano y lo Sagrado es perpetua e interminable. Mientras, todo el dulzor del mundo fracasa en su intento por saber mejor que el agua salada. No pueden disfrutar esta vida porque conocen un sabor superior. Los colores de la Realidad que no pueden ser distinguidos debido a la oscuridad de sus propias almas iluminan los ojos de la imaginación con el brillo del sol. ¿Cuál es, entonces, el remedio para tales individuos? ¿Cuál es la recompensa por ser el campo de batalla de lo Sagrado y lo profano? ¿Están pagando injustamente un alto precio por haber nacido en esta etapa del ciclo humano? ¿Están sufriendo debido a una vida previa de la que no tienen recuerdos concientes? ¿Es que no están calificados para una vida espiritual, a la que anhelan alcanzar? ¿Son simples individuos mundanos jactándose de ser seres espirituales? ¿Están destinados a fracasar en sus esfuerzos por entrar en el Paraíso del Alma?

Anuncios

12 pensamientos en “Corazón y mente

  1. Muy lindo post. Ya lo había leído en la página de Regnabit y tenía intenciones de traducirlo. Me ganaste de mano, jajaja.

    Un abrazo!

  2. LA ALQUIMIA DEL AMOR

    Vienes a nosotros
    desde otro mundo.

    Desde más allá de las estrellas.
    Vacío, trascendente, puro,
    de belleza inimaginable,

    trayendo contigo
    la esencia del amor.

    Transformas a todo aquel tocado por ti.
    Preocupaciones mundanas,
    problemas y lamentos
    desaparecen ante ti,
    trayendo regocijo
    al gobernante y al gobernado
    al campesino y al rey.

    Nos desconciertas
    con tu gracia.
    Todas las maldades
    se transforman en bondades.

    Eres el Alquimista Maestro.

    Enciendes la llama del amor
    en la tierra y el cielo,
    en el alma y corazón de cada ser.

    A través de tu amor
    se funde la no-existencia y la existencia.
    Los opuestos se unen.
    Todo lo profano vuelve a ser sagrado.

    -Rumi-

  3. Lo estuve releyendo y debo agradecerte por haberlo subido. Si la traducción hubiese corrido por mi cuenta, seguramente estaría llena de ‘horrores’ (no simples errores), jeje.

    Abrazo!

    PD: Ese poema de Rumi es genial.

  4. Sahaquiel, Feliz día! Gracias por tus comentarios. Como últimamente estoy falto de palabras, sólo me dedico, en el blog, a transcribir y traducir artículos ajenos. En este caso particular, me costó bastante entender ciertos pasajes, un poco porque el artículo original tiene errores de tipeo, y otro poco por la manera de expresar ideas… la traducción, en estos pasajes, no es literal, y para comprenderlos tuve la inestimable ayuda de mi profesora de inglés. Traté de transmitir la idea más que las palabras… Jaja, me causa gracia que sigan las “coincidencias”. Pero trato de no distraerme con ellas… sólo las observo.

    Abrazote y Feliz día, nuevamente!

    M.

  5. Mahatma, suelo terminar enredada con las palabras. Y como ya estuve enredada durante muchos años y me tocó desenredarme, estoy perezosa para leer.

    Pero por este texto que posteaste pasé una y otra vez hasta que… acá estoy, leído.

    Y mirá qué cosa, últimamente me descubro pensando en muchísimos rituales vacíos con los que las personas creemos rellenar la espiritualidad haciéndola crecer. Es sólo una pose, otra enseñanza más de este mundo estructurado. Otro modelo dentro de este paradigma en el que nos movemos.

    A veces me siento más cómoda imaginando que soy una aborigen, je.

    Lo de Fab es… precioso. =)

  6. Me quedé pensando…
    Creo que además de buscar la Verdad es necesario abrirse al los otros. Se necesita una gran dosis de amor auténtico a la Humanidad. Quién sabe, tal vez esa sea otra forma de Espiritualidad.
    A veces nos concentramos mucho en nosotros mismos. Creo que eso no alcanza.
    Besos M!

  7. Mari, gracias por tomarte el trabajo de leer el post! Y sí, a mí también me gustaría sentirme más como un aborigen… estar más conciente de lo inmediato pero también del “más allá”. Y “vivir” la tradición.

    Besos!

    Luz, precioso punto de vista… me siento tocado.

    Más besos

    M.

  8. Difíciles de responder son las preguntas finales. Me hacen pensar que existen básicamente tres opciones: la del que vive una vida profana como sinónimo de vana o superficial, el que experimenta una sincera espiritualidad y el que lucha contra un vacío interno porque es consciente de su propia mascarada. Este último no se si llegará al paraíso, pero sin duda ya está en el infierno/sufrimiento. También puede que sea el caso más digno de compasión, el más humano… y el más frecuente.
    Un saludo!

  9. Muy lindo post. Y coincido con la mayoría, pero realmente creo que ambas como lo sagrado y lo profano se funden entre sí para darle un poco de sentido a esta vida.. sino solo podríamos seguir por un sólo camino y aburrirnos de él.
    Besos

  10. Filousia: Justamente estas preguntas finales fueron las que me movieron a subir el artículo. Me gustó tu reflexión. Yo agregaría el caso de aquellos que tienen la necesidad de vivir una sincera espiritualidad, y no encuentran las condiciones favorables para ello…

    Besos!

    Bibliotecariasensual: ¡¡¡Gracias por tu comentario!!! Pero tengo que decir que no comparto tu punto de vista. Lo profano y lo sagrado no comparten el mismo nivel de realidad. Es más, lo sagrado es realmente lo auténtico, lo “normal”, y lo profano, al no tener ningún sentido en sí mismo, carece totalmente de realidad. Es como una caricatura de lo Sagrado. La aparente mezcla entre el punto de vista Sagrado y el punto de vista profano es justamente una ilusión de lo profano. En una comunidad tradicional, no existe nada que sea profano.

    Besotes bibliotecológicos!

    M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s