Con los libros a otra parte…

Con mucho pesar informo a los lectores que me han acompañado en este viaje por Blogger, que abandono este sitio que tanto quiero para mudarme a WordPress.

Los motivos son más bien “técnicos”, por lo que este cambio se produce en contra de mi voluntad, y de modo totalmente obligatorio.

Se cierra un año, se cierra un ciclo, pero lo que no se cierra es BALDANDERS. Por ello los invito a visitar el nuevo hogar, que espero todos juntos llevemos adelante, como sucedió con éste.

La nueva dirección es

Nos vemos allí

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Mahatma
Anuncios

Cambios

Baldanders, como Proteo, es un ser cambiante, un ser en movimiento. Cambia de formas de manera continua, permaneciendo siempre, sin embargo, él mismo.

Copio como bienvenida el siguiente himno de Orfeo:

 

A Proteo

Olorosa resina de incienso

 

Invoco a Proteo, dueño de los controles del mar, Primigenio, que desveló los principios de toda naturaleza, transformando la sagrada materia en apariencias multiformes, venerando, prudentísimo, conocedor del presente, del pasado y del futuro, porque él mismo lo posee todo y lo transforma, y ningún otro de los inmortales que habitan la sede del nevado Olimpo, el mar, la tierra, o vuelan por el aire, lo hace. Pues la naturaleza inicial lo confió todo a Proteo. Mas, ea, padre, ven con intenciones piadosas para tus iniciados, enviándonos un buen final en los quehaceres de nuestra afortunada vida.*

 

Fin de año, fin de una etapa. Baldanders se muda con sus libros a WordPress.

¡Bienvenidos!

 

____________

* Traducción de Miguel Periago Lorente

 

El Beso

¡Que me bese con los besos de su boca!
Cant. 1,2

¡Ah, si fueras tú un hermano mío, amamantado a los pechos de mi madre! Podría besarte, al encontrarte afuera, sin que me despreciaran.
Cant. 8,1

El beso ha sido siempre una representación de la unión de los amantes, de aquellas partes separadas que se desean y que ansían volver a la unidad, para realizar la regeneración del hermafrodita primigenio. Es un símbolo de la fusión entre el Alma y el Espíritu.

Son conocidos los relatos folclóricos y tradicionales, los cuentos de hadas, en los que la Doncella dormida por un hechizo es despertada por el Beso de Amor del Príncipe, uniéndose ambos en sagrado matrimonio. La Doncella es el Alma caída en el mundo de los sentidos y que ha olvidado su origen divino, hasta que el Príncipe, el Espíritu iluminador y vivificador, ejerce su influjo sobre la amada, despertándola a la verdadera vida y haciéndole recobrar la memoria.

Resabios de este símbolo cortesano aún se conservan en el rito del matrimonio de varias iglesias, en el que el beso sella la unión de los novios, ahora convertidos en esposos, quienes se vuelven “una sola carne”.

Pero esta unión externa entre dos personas también se puede interpretar como la unión interna en un mismo ser de las partes constitutivas que fueran separadas por la “caída”, y que, como decíamos recién, tuvo como resultado el olvido de su origen celeste.

El beso siempre antecede a un cambio en el ser, una transformación (ir más allá de la forma), por lo que se lo relaciona también con la muerte. Tanto los místicos como los gnósticos y los cabalistas (hebreos y cristianos) han actualizado este paralelo beso-muerte.

Santa Teresa de Jesús, en una glosa al Cantar de los Cantares, pide al Señor que la “bese con besos de su boca”, anhelando fundir así su voluntad a la Voluntad divina. Tanto la santa como otros místicos y poetas españoles (San Juan de la Cruz, Fray Luis de León) continúan la tradición bíblica del simbolismo erótico del Cantar de Salomón para referirse a la unión con Dios.

Por su parte, los gnósticos nos han dejado testimonio de su doctrina del beso en los evangelios y escritos iniciáticos encontrados hace unos años en Nag Hammadi. Explican que hacia el final del ritual de iniciación, el Maestro iniciador abraza o besa al discípulo, indicando que de esta manera se realiza la transmisión del Espíritu. Existe así una analogía entre el maestro de la comunidad y la hipóstasis del Padre, y el discípulo y la hipóstasis del Hijo. (1)

En el Evangelio de la Verdad hay una preciosa imagen que sirve de soporte a la meditación en los arcanos del beso:

«[…] la Verdad es la boca del Padre y su lengua es el Espíritu Santo. El que se une a la Verdad se une a la boca del Padre por su lengua, cuando llegue a recibir al Espíritu Santo, puesto que tal es la manifestación del Padre y su revelación a sus eones» (2)

Los cabalistas, por otro lado, cuyas especulaciones oscilan entre la mística y la metafísica, hablan expresamente de la “muerte del beso”.

Ellos explican que “hay una muerte difícil, como pasar una soga a través de un anillo en la punta de un mástil, y hay una muerte fácil, como sacar un cabello de la leche. Es ésta la llamada muerte en el beso”. (3)

Por esta muerte en el beso, o del beso, los cabalistas se refieren «al abandono o muerte de toda contingencia y al acceso al reino de la metafísica, que no es otro mundo, ni un fin, sino la Posibilidad Universal más que real y siempre presente que excede toda comprensión.» (4)

Esta muerte, por tanto, expresa una especie de éxtasis, una suerte de fusión entre el alma (el conocedor) y Dios (lo conocido). Es una muerte iniciática, en donde uno abandona el mundo profano, o mejor, la visión profana del mundo, para nacer a la visión y comprensión sagrada de todas las cosas.

________________________________

1 – «[…] el Hijo, al tornar sobre sí mismo, se ha unido al mismo tiempo a la naturaleza del Padre, ya que es el efecto de su deseo. Por ese motivo, Padre e Hijo, maestro y discípulo, alcanzada la iniciación, se abrazan o besan, puesto que el Espíritu esparcido o debilitado recupera ahora su estadio de concentración, y así el hálito paterno se une con el filial y viceversa.» Francisco García Bazán, Introducción al Discurso sobre la Ogdóada y la Enéada, en Textos Gnósticos, Biblioteca de Nag Hammadi I, Trotta, 2000

Y también:

«El beso ritual, reflejo de la comunión inalterable entre los eones y el Padre, manifiesta comunitariamente la experiencia de la gnosis» Francisco García Bazán, Introducción a la Oración de Acción de Gracias, en Textos Gnósticos, Biblioteca de Nag Hammadi I, Trotta, 2000

2 – Evangelio de la Verdad, en Textos Gnósticos, Biblioteca de Nag Hammadi II, Trotta, 2000, p. 153

3 – Citado en F. González, M. Valls, Presencia viva de la cábala, p. 353

4 – F. González, M. Valls, Presencia viva de la cábala, p. 353

8 cosas que no saben de mí

Ro-ro me ha invitado a seguir una cadena, o meme, contando 8 cosas que no saben de mí. (Para los que no sepan qué es un meme, les sugiero consultar el didáctico post de Marga, en el que está muy bien explicado: yo mismo me he desasnado en él).

No acostumbro seguir estas cadenas, pero ¿por qué no jugar un rato? Así que ahí van mis 8 cosas que no saben de mí:

1 – Mi nombre es Martín Ignacio, pero en un primer momento iban a llamarme Crisóstomo, como mi abuelo. No suena muy bien, pero el significado es interesante: Crisóstomo proviene del griego, y significa “boca de oro”, “buen orador”.

2 – Estudié un año en el Conservatorio de Música de Morón. Había empezado con piano, pero realmente no era muy hábil, así que finalmente abandoné la carrera. Allí, mis compañeros y profesores me alentaban para que estudiara canto. Es una asignatura pendiente.

3 – Mi primer beso lo dí a los 18 años.

4 – Soy miope. Uso lentes de contacto. Mi graduación es -10 en cada ojo.

5 – Me gustaría hacer un círculo de lectura de las obras de Guénon, de Federico González, y otros autores relacionados.

6 – Quisiera tener más voluntad y constancia en ciertas cosas.

7 – Me gustan más las comidas saladas que las dulces.

8 – Amo la playa.

Creí que sería más fácil responder…

Bien, las personas a las que invito a participar, para no romper la cadena, son:

– FAB, de Testigo no hay fondo
– Sahaquiel, de Escuadra y Compás (perdón, sé que no te gustan estas cosas… al menos dejame que te invite)
– Alfredo, de Fuera Bicho
– Filousía, de Philo Ousía
– Pola, de Pensamientos de un caósofo
– Aspirante a domador, de Cabalgando al Tigre
– Núria, de Desde mi ventana
– Luz, de Lluvia infinita en un vaso de papel

Querida gente, están en todo su derecho en no seguir el juego. Si no lo realizan, lo entenderé perfectamente.

Saludos para todos.

Mahatma