El beso (apunte)

Leyendo números anteriores de la revista Oriens, me encuentro con la siguiente nota en un artículo de Athos, en la que se refiere al beso en la boca que Jesús da a María Magdalena, según se cita en el Evangelio Gnóstico de Felipe (en la versión de que dispongo, corresponde a: Evangelio de Felipe 63,30; en: Textos Gnósticos, Biblioteca de Nag Hammadi II, Trotta, 1999. ) Cfr. El beso.

 

Es un gran error creer que este beso alude a algo sexual (aunque en el mundo moderno el sexo, junto con la violencia, sea fomentado con una asombrosa obstinación; recordemos que “sexo”, del latín sexus, deriva de seco, “cortar, dividir”). En la tradición Hindú, el Gran Héroe, bebe el soma directamente de la boca de Apala, imitando un beso; esta clase de beso simboliza de hecho la asimilación de la bebida de inmortalidad, soma (Coomaraswamy, Sacrifice, pp. 142, 144, 154-5). En los cuentos de hadas, el héroe debe besar a la doncella para comenzar un nuevo ciclo de manifestación. El beso transmitido por Jesús a María significa “espiritualización”. En la Edad Media, existía la creencia que la leona paría a sus hijos muertos. Los cachorros no daban señales de vida, pero al tercer día, el león retornaba y los reanimaba con su aliento (Louis Charbonneau-Lassay, The Bestiary of Christ, Arkana, Penguin Books, 1992, p. 10); el león representa la “paternidad espiritual”, simbolizando al Sol-Padre, y el “beso del sol” infunde la vida y el espíritu. El Cantar de los Cantares comienza con “Que me bese con los besos de su boca”; San Gregorio de Nisa, comentando este versículo, dijo: “la boca del Novio es el manantial del que brotan las palabras de Vida eterna, que llenan la boca que las bebe, al igual que el Salmista, que bebió del Espíritu”. En el Evangelio de Felipe se dice: “El logos […] se nutriría por la boca y se haría perfecto. Pues los perfectos conciben mediante un beso, y engendran. Por eso nos besamos unos a otros”. (Nag Hammadi, p 145 [en mi versión: Op. Cit. 59,1, p 31]). Eventualmente, podríamos agregar las palabras de San Bernardo: “Tengo por cierto que para tan grande y sagrado arcano del amor divino ni siquiera los ángeles son admitidos. … Contempla a la nueva Esposa recibiendo el beso nuevo, no de la boca, sino del BESO de Su boca. Está dicho que Él sopló sobre ellos. No puede haber duda de que Jesús sopló sobre los Apóstoles, esto es, sobre la Iglesia primitiva, y dijo: Recibid el Espíritu Santo. Aquél soplo fue, sin duda, un beso. ¿Qué? ¿El aliento físico? No, sino el Espíritu invisible… Por tanto, es suficiente para la Novia que sea besada con el beso del Novio, aunque no lo sea con Su boca. Ni tampoco ella cree que sea poca cosa o algo despreciable el ser besada con un beso, puesto que el ser besada no es otra cosa que ser inundada con el Espíritu Santo” (Love of God, p. 69)

Athos, The Da Vinci Code (II), nota 8

En: Oriens, Vol. 1, Num. 4, december 2004.

 

Anuncios

4 pensamientos en “El beso (apunte)

  1. Hermoso, la definición del beso. Pero, es más increíble, cuando una recibe ese beso, que te haga estremecer todo el cuerpo, aunque no tenga el carácter espiritual, sino sólo aquel que puede mover todo tu ser
    Besos

  2. No pude dejar de acordarme de las entradas en tu blog sobre la trascendencia espiritual del beso, cuando el otro día en un triste programa de TV oí:
    “nos gustan los besos: nos hacen segregar endorfinas y ayudan a quemar calorías”

    Siento transcribir una frase tan, ¿cómo diría?, ¿banal?, ¿sin alma?, ¿alienante? en un lugar tan hermoso como tu bitácora, pero por desgracia ese es el beso que nos venden…

    Me quedo con los tuyos.

  3. Bibliotecariasensual, muchas gracias por tus palabras!

    Pola, me parece interesante ese comentario, porque refleja la tendencia más literalista y física que actualmente se tiene por realidad… No digo que no exista y que en su nivel (de contingencias) tenga su realidad relativa, pero quedarse sólo con esa visión limitada es verdaderamente una fotografía del horizonte intelectual de la “vida diaria” y de sus limitaciones. Lo peor es que por lo general compramos esos besos que nos venden… cuando tenemos otros más “verdaderos” que nos arrebatan hacia la “realidad”…
    Beso!

    M.

  4. Sólo quiero dejar saludos. Sigo este espacio en el que veo mucho tesón y amor, aunque a veces no diga nada.

    Los besos de los que habla la bibliotecariasensual son un reflejo de los besos del Amado y su sabor es análogo.

    Equiparables a las palabras de Platón cuando dice que: “La belleza es el reflejo de lo verdadero”.

    Un abrazo

    Núria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s