Actualidad

Cuando un gran desorden reina en el mundo, los sabios se ocultan y el Tao y su Virtud ya no son uno. Muchos son en el mundo los que se aferran a un extremo por hacerse notar. Son como los oídos, los ojos, la nariz y la boca, que tienen cada uno su propia percepción, sin poder comunicarse entre sí; o como las cien escuelas [de sabiduría] y la multitud de artesanos, que todos tienen su punto fuerte, y son útiles para su tiempo. Mas con todo, no tienen visión de conjunto, ni todo lo abarcan, sino que sólo son letrados de su particular rincón. Parten la pura belleza del Cielo y de la Tierra, y dividen la razón de los seres; y al limitar la visión global de los antiguos, pocos son los que llegan a abarcar toda la pura belleza del Cielo y de la Tierra y a reflejar en su aspecto la clara visión del espíritu. Por eso la doctrina de la sabiduría interior y de la exterior realeza queda oscurecida y no brilla, ahogada y no se difunde. Cada cual, en el mundo, hace lo que le place, e inventa sus particulares recetas. ¡Qué grande pena! Las cien escuelas por ahí van, y no se vuelven. ¡Imposible de todo punto que se unan (en el arte del Tao)! Por desgracia, los estudiosos de las generaciones futuras no podrán ver la pura belleza del Cielo y de la Tierra, ni descubrir la visión global de los antiguos. El arte del Tao se quebrará en todo el mundo.

Zhuang Zi, XXXIII, I

(Trad. Iñaki Preciado Ydoeta)

Anuncios

3 pensamientos en “Actualidad

  1. La visión global de los antiguos… quién pudiera tenerla.
    Sobre aquellos que sí la tenían habla este precioso fragmento (es de mis preferidos) del Tao Te Ching:

    “Quienes antaño sabían practicar el Tao
    no podían menos de ser sutiles, misteriosos y de un hondo entendimiento,
    tan profundos que no se los podía conocer.
    No pudiendo conocerlos,
    y forzados a describirlos,
    dícese que eran:
    cuidadosos,
    como quien cruza un río en pleno invierno;
    precavidos,
    como quien teme a todos sus vecinos;
    discretos,
    como huésped;
    frágiles,
    como el hielo a punto de fundirse;
    simples,
    como un leño;
    indistintos,
    cual turbias aguas;
    amplios,
    como un valle.
    La aguas fangosas reposan,
    y se aclaran poco a poco.
    Empieza a moverse lo que está en reposo,
    y poco a poco va creciendo.
    El que guarda este Tao no desea sentirse satisfecho.
    Por eso es capaz de mantenerse en lo viejo y no afanarse tras lo nuevo.”

    Un beso.

  2. Pola: No dejo de asombrarme de todo lo que transmiten estos escritos taoístas (como ciertas personas): son atractivos, son hermosos, pero también son profundamente sabios, inagotables. Siempre diferentes pero perdurables. Se adaptan a los cambios sin dejar de ser ellos mismos.

    Gracias por el que tú transcribes!

    M.

  3. Muy lindo ambos fragmentos, reflejan una serenidad en cada palabra, así como también verdades que son universales, no poseen tiempo, son eternos
    Besos
    Bibliotecariasensual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s