Oficios antiguos y origen de la Masonería

 

Ni bien comienza el interesante libro de Jean Palou, “La Francmasonería” (Buenos Aires, Dédalo, 1979), el autor nos deja adivinar sus intenciones al escribir el libro: “presentar una historia iniciática de la orden.” Creemos que el fragmento de la Introducción que a continuación se copia, así como la mayor parte del texto, es completamente acorde con el espíritu de nuestro blog Baldanders. Entendemos que  es también un resumen, muy acotado, pero a nuestro punto de ver muy acertado, del paso de la Masonería operativa a la Masonería especulativa. Finalmente anotar que el fragmento termina en el punto en donde comienza la “historia” moderna de la Masonería que podemos leer en cualquier sitio o libro serio acerca del tema. – M.

.·. 

 

“En tiempos en los que se daba una sacralización del mundo, de sus formas y de sus objetos, cada oficio poseía, aparte de sus técnicas, los ritos propios de su trabajo que convertían a cada artesano en un obrero y un iniciado. El oficio integraba una estructura sagrada y otorgaba todo su sentido a la obligación bíblica: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”, que es necesario interpretarla en su espíritu y en su letra, y que si ella implica trabajo significa material y espiritualmente un resultado efectivo.

“Cada oficio tenía su peculiar iniciación, es decir, algo que permitía a cada hombre recibir una influencia espiritual que hacía de su oficio no sólo una prolongación obligada de la mano, sino también una proyección del ser hacia una realización espiritual. El oficio, necesario para la supervivencia material, era asimismo indispensable para la trascendencia del ser. Cada individualidad tendía, por el ejercicio de su oficio sacralizado, a la realización de la integralidad de sus posibilidades espirituales. Va sin decirlo que, aunque en los primeros tiempos, si el oficio sacralizado pertenecía ya al dominio del esoterismo, la iniciación, que transmitía a cada uno una influencia espiritual real, no permitía a todos una realización espiritual total. Todos eran iniciados: la mayor parte permanecía así virtualmente; muy pocos eran elegidos.

“La iniciación se efectuaba mediante los ritos. Se expresaba por símbolos. Nada en ella implicaba -y no implica aún- ningún tipo de sentimentalismo. Era -y sigue siendo- un medió espiritual que tenía por fundamento una técnica operativa en el pasado, especulativa en nuestros días (excepto en lo que respecta a la camaradería) para tratar de volver a hallar el estado primigenio del Ser antes de la caída. La iniciación en sus formas, en sus medios, en sus fines, Una en su espíritu, pero plural en las diferentes aplicaciones de las técnicas propias de cada oficio, por la sabiduría que precede a la elaboración razonada de la obra, por la fuerza que permite su realización efectiva y la belleza que da a cada realizador el amor -es decir, el conocimiento- ayudaba al artesano a despojarse del hombre viejo para transformarse en uno nuevo, creador de objetos y forjador de otro mundo ciertamente armonioso.

“La iniciación en el oficio corresponde a lo Manifestado. Es decir, que situada debajo de la bóveda de los cielos, coloca al trabajador sobre la Tierra, entre los objetos que existen a la medida de ésta, y las estrellas que pertenecen a un mundo inmutable. El iniciado es así hijo del Cielo y de la Tierra y su iniciación técnica no procede sino de pequeños misterios.

“Entre los primeros oficios del mundo figura el de constructor, bien que el material empleado sea la madera, las piedras bastas groseramente reunidas o las piedras talladas más o menos finamente. El primer material, la madera, por su liviana propiedad implicaba formas de vida muy primitivas inclinadas al nomadismo. El segundo, la piedra, indicaba ya una solidificación en el espacio y el tiempo y, como consecuencia, cierta pesadez con respecto a la madera, esto es, una degeneración si se coloca de nuevo el oficio en su objetivo de ascensión espiritual. Sin embargo, el arte iba a glorificar, mediante una actitud voluntaria que no excluía la belleza, a la piedra en su talla, sus proporciones, sus justas medidas, la armonía de sus formas, y la razón de ésta.

“La piedra, tallada en las canteras al ritmo de los martillos, integraba el edificio final en su adecuado lugar. Así se construyeron por el vasto mundo iglesias, catedrales, monumentos, viviendas, opulentas y humildes. La piedra elegida por su granulado, viviente en las manos del obrero calificado para desbastarla, era agregada a la construcción por los compañeros iniciados bajo la dirección del maestro de la obra, y constituía un todo en el plan divino de la construcción de cada cosa. Al ritmo de las palabras que acompañaban los gestos motivados por las técnicas, se elevaba el edificio transitorio y la obra perenne.

“Transitando por los caminos, las villas y las ciudades, los compañeros, hombres libres, sabios en la elección del material, adiestrados en la colocación, formaban pequeños grupos errantes.

“Había nacido la francmasonería operativa.

“Merced a ella, a través de sus miembros iniciados -los francmasones-, la Europa católica occidental empezó a cubrirse, fuera de las viviendas de los hombres, del blanco manto de las catedrales, templos de un Dios único. Anterior al cristianismo, puesto que el oficio de constructor nació de la necesidad inmediata de abrigo, la francmasonería se ha adaptado a aquél y asoció al principio de reintegración primordial el de la Redención. La francmasonería se ha colocado de modo deliberado bajo el signo de la cruz porque horizontalmente representa lo Manifestado, es decir, la vida y la muerte, el alfa y la omega que los francmasones grabaron en la piedra en la forma de ciertos símbolos, y, verticalmente, ella participa de la exaltación espiritual. Así los francmasones crearon las claves de bóvedas de las iglesias, ojo desde donde descendía la luz divina, apertura en la que faltaba la piedra angular, porque el hombre en su imperfección, aun cuando ya hubiera tallado esta última piedra, no podía sino rechazarla, a fin de no impedir la inmanencia de lo divino sobre el cosmos.

“Cuando los francmasones dejaron de construir las catedrales, se continúa, naturalmente, elevando monumentos civiles o religiosos. Pero, sobre todo estos últimos, adquieren un aspecto particular que testimonia una decadencia de la tradición. Cuando los francmasones abandonaron su acción constructiva -técnica y espiritual- no se construían ya catedrales góticas. El bosque antiguo, que se había convertido en piedra divina, llegó a ser un salón lujoso donde el arte fue reemplazado por el sentimiento, el impulso espiritual por la efusión exuberante.

“La francmasonería había perdido su lugar en un mundo dentro del cual la máquina iba a reemplazar bien pronto la mano del hombre. Las técnicas de los francmasones se perdieron también. Las palabras que se cantaban en las canteras habían desaparecido después de mucho tiempo. Se conservaban restos que permitieron transmitir, siempre regularmente, la iniciación primera. La palabra divina hacia la que se elevaba el canto de los obreros se había perdido. Se la reemplazaba mediante letras que los iniciados, por una labor puramente intuitiva, y ya no técnica, trataban de reunir para formar con ellas los vocablos sagrados.

“Había nacido la francmasonería especulativa.”

(Trad. Alfredo Llanos)

.·. 

Anuncios

2 pensamientos en “Oficios antiguos y origen de la Masonería

  1. Querido Mahatma: Pensé lo mismo cuando leí esa introducción, ciertamente, muy bella.
    El libro es, en verdad, interesante incluso sobre ciertas consideraciones que hace sobre el mismísimo Anderson, tan criticado por unos y tan venerado por otros, consideraciones muy dignas de tener en cuenta, más allá de si uno está más o menos de acuerdo con estas aseveraciones. Otro aspecto destacable de este autor es su lectura “no dogmática” de Guénon, a pesar del claro respeto por el punto de vista tradicional..

    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s