René Guénon y el Centro del Mundo

Libro

 

Ya se encuentra a la venta René Guénon y el Centro del Mundo, de Mircea A. Tamas.  Es la traducción al español (la primera en este idioma de  toda la obra del autor, que ya cuenta con más de 7 títulos en inglés y rumano) del libro Agarttha, the invisible center, también publicado en francés como René Guénon et le Centre du Monde. La editorial es la canadiense Rose-Cross Books. En España se puede adquirir en la Librería 2 de enero, y en Argentina a través del siguiente enlace.

Nos excusamos de realizar una reseña ya que existe en español una muy buena, si bien referida a la versión en inglés, en la Web de la Revista Symbolos (téngase en cuenta que en esa versión, el orden de los capítulos es algo diferente).

Sin embargo, no queremos dejar de citar algunos párrafos que se encuentran en el libro, comenzando por el que figura en la cubierta posterior. Además, nos tomamos la libertad de copiar el índice de la obra.

Personalmente, creemos que es un libro muy bien fundamentado, no en referencias profanas o autores tradicionales (que sin embargo se citan, colocando a cada uno en su justo lugar, desde un punto de vista tradicional) sino sobre todo en los conocimientos metafísicos o principiales, que el autor parece haber asimilado de manera notable, sobre todo por el estudio de la obra de René Guénon, lo que se refleja ya desde los primeros capítulos del libro.

Ahora sí, los fragmentos prometidos.

 

.·.

 

El centro del mundo o el centro supremo de la presente humanidad terrestre es llamado Paraíso Terrenal, Agartha, Salem. Es el Templo de Paz (salem) y la Casa de Justicia (Beith-Din), porque el centro supremo, como cualesquiera otros centros espirituales que sean su imagen, podría describirse como un templo (el aspecto sacerdotal, correspondiendo a la Paz) y como palacio o tribunal (el aspecto real, correspondiendo a la Justicia. (p. 16)

 

El siguiente fragmento, tomado de El Rey del Mundo, de René Guénon, y citado al final del capítulo II, nos parece “central”:

Se debe hablar de algo que está oculto más que verdaderamente perdido, ya que no está perdido para todos y algunos lo poseen aún integralmente; y, si es así, otros tienen siempre la posibilidad de encontrarlo si lo buscan como conviene, es decir, si su intención está dirigida de tal manera que, por las vibraciones armónicas que despierte según la ley de las ‘acciones y reacciones concordantes’, pueda ponerlos en comunicación espiritual efectiva con el centro supremo. Por lo demás, esta dirección de la intención tiene, en todas las formas tradicionales, su representación simbólica; nos referimos con esto a la orientación ritual: ésta, en efecto, es propiamente la dirección hacia un centro espiritual, que, cualquiera que éste sea, es siempre una imagen del verdadero “Centro del Mundo”  (p. 39)

  

Antes del comienzo de la Edad de Hierro (Kali-Yuga), dice Guénon, Agartha era llamada Paradêsha, “región suprema” (en sánscrito para, “supremo”, dêsha, “territorio”); es de esta palabra que los caldeos han hecho Pardes, y los europeos Paraíso (Guénon, Roi, p. 73). La localización más apropiada para la “región suprema”, por lo “más elevado”, es el pico de la montaña, tal cual aparece, por ejemplo, en La Divina Comedia de Dante. Vemos, además, en la descripción que hace Lie Zi del Paraíso, que en la cima de la montaña hay un “orificio”, una “fuente divina”, que simboliza el Principio infinito y la Posibilidad universal; por eso, Lie Zi presenta la imagen de un abismo inmenso y profundo. “El espíritu del Valle”, dice Lao Zi, “nunca muere. Es llamada la madre oscura, misteriosa. Puerta que da lugar a la raíz del Cielo y de la Tierra” (Tao Te King VI). “El espíritu del Valle nunca muere” es un viejo dicho de la tradición china. La madre o mujer oscura simboliza el Principio absoluto como Posibilidad universal; el Valle corresponde al Abismo como morada del Principio, y como la Tiniebla super-luminosa  de la no manifestación; la raíz del Cielo y de la Tierra es equivalente a las raíces de Yggdrasill. (p. 102)

 

Índice de la Obra

 I. Introducción.
II. El Centro.
III. El Centro y las Influencias Espirituales.
IV. El Castillo de los Cárpatos: Un centro misterioso.
V. El Centro y el ocultismo.
VI. Pseudo-Agartha de Transilvania.
VII. El Centro Mítico.
VIII. Asgartha, Centro y Pseudo-centro.
IX. Agartha.
X. Guénon y Agartha.
XI. Conclusión.

 

.·.

 

Anuncios

4 pensamientos en “René Guénon y el Centro del Mundo

  1. Helios
    Celebro esta estupenda noticia pues es una oportunidad para leer, o releer, un libro de uno de los intérpretes de la obra de René Guénon que es hoy en día tan fundamental e imprescindible como lo fue cuando la escribió. Y especialmente interesantes resultan estos libros escritos sobre la obra del insigne metafísico, pues éstos suponen a veces el camino que lleva a dilucidar con mayor claridad el pensamiento de este autor que, por algún misterio, encarna la síntesis intelectiva de los principios universales. Estos interpretes, como es el caso de Mircea A. Tamas con respecto a Guénon, hacen asequible dicho pensamiento y ayudan a no perdernos en las aguas procelosas de la dispersión que a menudo vienen disfrazadas de distracciones de toda clase, incluidos nuestros propios estados de ánimo, nuestros prejuicios y recelos, etc.
    Muchas gracias y ya me estoy pidiendo el libro.
    Helios

  2. Muchas gracias, Helios, por tu comentario! Estoy totalmente convencido en que la lectura de la obra de Guénon, su estudio y comprensión son fundamentales para comenzar un camino de realización, al menos, y no es poco, su parte teórica, que actuaría como un ancla en un mar siempre en movimiento, sean, como bien dices, nuestros estados de ánimo, prejucios, recelos, etc., tanto como las influencias disolventes del entorno. Y autores como Tamas nos llevan a reflexionar y a acercarnos con una mirada más profunda a la obra de Guénon.
    Nuevamente gracias, Helios, por tus palabras y por visitar este sitio.
    Un fuerte abrazo!
    M.

  3. Me alegro mucho de que esta traducción haya visto por fin la luz. Estoy deseando recibirla, ya que pedí el libro. Creo que será una traducción magnífica, pues muchas veces las mejores traducciones de Guénon llegaron de Argentina. Tal vez tengamos ocasión de seguir comentando este libro y por supuesto sobre René Guénon y sus intérpretes más cualificados, como es el caso.

    Pues nos podemos muy bien preguntar qué habría sido de Sócrates sin Platón o de Platón sin Proclo o sin Pselos, o sin Ficino, o sin Pico…

    Al final estamos hablando de la cadena áurea y de aquellos que se dejan reconocer por sus obras y opiniones acerca de los Principios Universales.

    Un fuerte abrazo, ya veo que andás en buena compañía.

    Feliz solsticio.

    N.

  4. Hola Núria!
    Será todo un placer que se traten temas de este libro, o de cualquier otro relacionado con lo que bien llamás la cadena áurea, aquí en el blog o por correo, etc., ya que conocés mi deseo de estudiar en grupo estos temas. Sé que dicho estudio a través del blog sería sólo un pálido reflejo de lo que se podría hacer personalmente, pero ya sería algo de cierta importancia.
    Muchas gracias por tus amables palabras!
    Feliz solsticio!
    M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s