Por qué nuestros blogs no son populares

 

El título sólo repite algo que es un hecho: basta ver la cantidad de comentarios que nos dejan en cada uno de nuestros posts para corroborarlo. Pero nos gusta reflexionar al respecto, porque tal vez, y aquí algunos van a pensar que es una autojustificación, y tal vez lo sea; porque tal vez, decía, se pueda además de autojustificarnos ver un poco más allá de las apariencias. 

Nuestro blog busca atenerse siempre a lo que algunos dan en llamar las doctrinas tradicionales. Su comienzo, hace ya algunos años (y nos sorprende que hayamos tenido la constancia (¿?) de haber llegado hasta aquí), había sido la de divertirnos con un juguete nuevo, tal vez puntualizar algún pensamiento que nos surgía frente al espectáculo del mundo, y luego poco a poco fue haciéndose un “lusus serius”, un juego serio. Muchas veces, por cuestiones personales que tal vez no se reflejaron en el blog, pero que sin embargo allí estuvieron, avanzamos al borde de ciertas crisis de momificación, esto es, que los temas tratados nos superaban, y ante el terror del espacio en blanco (decir “papel” en esta situación estaría fuera de lugar)  preferimos, hasta hoy, dejar que otros hablaran por nosotros, esos otros tan queridos por mí y por los fieles seguidores de este espacio: hablo de los Autores que nos acompañan siempre, como fieles lazarillos.

Decíamos que Baldanders busca mantenerse dentro de la línea de lo tradicional, y por eso mismo siempre corre el riesgo de la momificación recién citada. Y es justamente este mantenerse dentro de ciertas líneas lo que hace tan impopular esta clase de blogs. Los blogs, por su propia naturaleza, buscan la novedad, lo último, le dernier cri de la moda, el escándalo. Los temas que tratamos en Baldanders, en cambio, y por su propia naturaleza, no son novedad, no aportan nada nuevo, no escandalizan a nadie, no gritan…

Al comienzo de estas breves reflexiones también hablamos de cantidad de comentarios. De más está decir que no buscamos ninguna cantidad de nada. No nos interesa. Dentro de nuestras posibilidades (los lectores juzgarán en qué grado esto se logra) ponemos siempre en juego la calidad del producto, es decir, de lo producido con más o menos esfuerzo, pero siempre con placer, ese placer intelectual (en el verdadero sentido de la palabra) que está tan lejos de lo que hoy por hoy se entiende por la palabra “placer”, y que para nosotros nunca es “demasiado”, porque está fuera de la cantidad y no se puede medir con sus propios parámetros.

Pero basta.

Estas palabras no son más que breves reflexiones en el camino, frente a una  encrucijada que nos lleva, como todas las encrucijadas, a preguntarnos a nosotros mismos dónde estamos parados, a mirar el camino recorrido y sin saber adónde nos llevará cualquiera de los caminos que tomemos de aquí en más. Sólo basta confiar en nuestro guía, que con sus pies alados, nos lleva siempre hacia nuestra propia meta.

 

.·.

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “Por qué nuestros blogs no son populares

  1. Afortunadamente este tipo de blogs no son “populares”, queridos; ¿son populares las rocas, el agua, el aire o el fuego?, ¿las cosas del alma?, No, aunque sean los pilares de la vida serán ignorados, pero siempre estarán ahí, son eternas.

    Populares son las bajas pasiones humanas, pero son efímeras, temporales, aunque sean legiones sus seguidores.

    Solis Sacerdotibus.
    (solo para iniciados)

  2. Está claro que los temas del espíritu y los logros intelectuales cada vez interesan a menos personas. Estamos asistiendo a la disolución de esta ilusión y eso va de suyo. A mí, sin embargo, me llama más la atención que los pocos blogs y webs que tocan aspectos Tradicionales, en el sentido de reflexiones y trabajos serios, estén tan desunidos, que no se apoyen. Que no se arrime el hombro o se reme en la misma dirección. Esto me hace pensar en que hasta los “Iniciados” tienen en sí mismos la semilla de la discordia y por tanto de la disolución. Las envidias, los personalismos, el engreimiento o el infantilismo, creo que son las causas más evidentes de que esto suceda.

    ¿Cómo era aquello de que hasta los elegidos serán confundidos?

    Por cierto algo que no sucedió en otras épocas cuando todos los verdaderos iniciados hacían casi milagros para encontrarse, comunicarse.

  3. Muchas gracias por los puntos de vista!
    Son realmente llamadas de atención, en el caso de Rafael, para no olvidar aquello que realmente importa, y en el caso de Helios, bueno… en no olvidar en poner en práctica eso que se predica. En definitiva, de lo que se trata es justamente de no olvidar, de estar atento y de participar, dentro de nuestras posibilidades, lo más ‘operativamente’ posible en los planes de… llamémoslo Dios.
    Gracias a ambos por compartir!

    Abrazos
    M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s