Impedimentos y equívocos en la búsqueda de una vía iniciática (parte 2)

 

II

A propósito de la preparación teórica

 

Hay un tipo de equívoco que se apoya sobre el concepto expresado muchas veces por René Guénon, según el cual la preparación teórica constituye un presupuesto indispensable: en ciertos casos, al contrario de lo que debería suceder, incluso esto se vuelve una ocasión de dispersión, con lecturas y estudios en los que la curiosidad y el deseo de adquisiciones mentales desordenadas corre el riesgo de prevalecer sobre una aspiración inicial de orden más profundo. Al mismo tiempo, ese concepto de ‘presupuesto indispensable’ viene entendido en el sentido de suponer que hasta que se cumpla la preparación teórica (o lo que se toma por tal) no hay que preocuparse de ninguna otra cosa, prácticamente sufriendo mientras tanto de manera pasiva las influencias  y los impulsos individuales y ambientales; de esta manera se puede llegar a una suerte de quietismo práctico (contrapuesto a esas formas de activismo tradicionalista que están relacionadas a otros modos de incomprensión).

En este sentido, se debe notar que la preparación teórica “profunda” de la que habla Guénon (que a menudo es posible solamente luego de “grandes esfuerzos”[i]) es algo mucho más difícil que una aventura mental. Sin poder generalizar las condiciones necesarias para el cumplimiento de tal profundización (por lo demás realizable sólo hasta el grado permitido por las cualificaciones intelectuales de cada uno), hay que tener presente la importancia que, al menos indirectamente, puede asumir a tal fin lo que contribuye a liberar de la mentalidad profana y a combatir su influencia, y lo que puede ayudar a superar los propios condicionamientos individuales específicos. Además, René Guénon indicó también la situación de quien ya posee una vinculación iniciática y, aunque su iniciación sea aún sólo virtual, “puede continuar a un grado más profundo una preparación doctrinal mantenida incompleta hasta ese momento[ii]. Sin disminuir de hecho la exigencia preliminar de una adecuada clarificación teórica antes de la iniciación, esto deja entender claramente que existe la posibilidad de una profundización doctrinal posterior al momento en el cual se entra a formar parte de una organización iniciática, profundización que puede ser ayudada en el ámbito de esta última. Al mismo tiempo, se debe admitir que se trata sólo de una posibilidad, permaneciendo por tanto problemática para un aspirante, especialmente en las condiciones actuales, la cuestión de encontrar una vinculación iniciática a través de la cual se encuentre efectivamente una orientación doctrinal válida y – si tal es la naturaleza de su búsqueda – correspondiente a la doctrina tradicional integral expuesta en la obra de René Guénon: pero se trata entonces de una cuestión práctica, sobre la cual no creemos que debamos detenernos.

(continuará)

 

Giovanni Ponte


[i] Cfr. René Guénon, Orient et Occident, parte II, cap. III.

[ii] R. Guénon, Initiation et Réalisation spirituelle, cap. V: A propos du rattachement initiatique, p. 51.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s