Oriens, julio 2010

Se acaba de publicar el nuevo número de la Revista digital ORIENS, que esta vez, además de las notas en inglés y francés, incluye una traducción al español. He aquí el índice:

Volume VII, Numbers 7-9
Summer 2010
  

ORIENS

  
  TRADITIONAL  STUDIES  
 
  Oriens Editorial
  Ananda K.
Coomaraswamy
Kha and other words denoting “Zero”
suivi de Kha et autres mots signifiant “zéro”
  Mircea A Tamas The Enigma René Guénon and Agarttha (IV)
  Mircea A Tamas L’Enigme René Guénon et l’Agarttha (III)
  Mircea A Tamas El Enigma René Guénon y Agartha (I)
  Ph. D. Le Vomissement du Serpent
  Gauthier Pierozak Le Non-Etre (II)
  Nigel Jackson The Cavern of the Nativity in Christian Esoterism
  Pauline de Baatz Tout, d’un seul regard !
  M. Capruta The Directions of Space according to Sufism (I)
  Ariana Ananda Far from the Sun
     
 

Our next edition will be published September 30, 2010


 

 

René Guénon y el Centro del Mundo

Libro

 

Ya se encuentra a la venta René Guénon y el Centro del Mundo, de Mircea A. Tamas.  Es la traducción al español (la primera en este idioma de  toda la obra del autor, que ya cuenta con más de 7 títulos en inglés y rumano) del libro Agarttha, the invisible center, también publicado en francés como René Guénon et le Centre du Monde. La editorial es la canadiense Rose-Cross Books. En España se puede adquirir en la Librería 2 de enero, y en Argentina a través del siguiente enlace.

Nos excusamos de realizar una reseña ya que existe en español una muy buena, si bien referida a la versión en inglés, en la Web de la Revista Symbolos (téngase en cuenta que en esa versión, el orden de los capítulos es algo diferente).

Sin embargo, no queremos dejar de citar algunos párrafos que se encuentran en el libro, comenzando por el que figura en la cubierta posterior. Además, nos tomamos la libertad de copiar el índice de la obra.

Personalmente, creemos que es un libro muy bien fundamentado, no en referencias profanas o autores tradicionales (que sin embargo se citan, colocando a cada uno en su justo lugar, desde un punto de vista tradicional) sino sobre todo en los conocimientos metafísicos o principiales, que el autor parece haber asimilado de manera notable, sobre todo por el estudio de la obra de René Guénon, lo que se refleja ya desde los primeros capítulos del libro.

Ahora sí, los fragmentos prometidos.

 

.·.

 

El centro del mundo o el centro supremo de la presente humanidad terrestre es llamado Paraíso Terrenal, Agartha, Salem. Es el Templo de Paz (salem) y la Casa de Justicia (Beith-Din), porque el centro supremo, como cualesquiera otros centros espirituales que sean su imagen, podría describirse como un templo (el aspecto sacerdotal, correspondiendo a la Paz) y como palacio o tribunal (el aspecto real, correspondiendo a la Justicia. (p. 16)

 

El siguiente fragmento, tomado de El Rey del Mundo, de René Guénon, y citado al final del capítulo II, nos parece “central”:

Se debe hablar de algo que está oculto más que verdaderamente perdido, ya que no está perdido para todos y algunos lo poseen aún integralmente; y, si es así, otros tienen siempre la posibilidad de encontrarlo si lo buscan como conviene, es decir, si su intención está dirigida de tal manera que, por las vibraciones armónicas que despierte según la ley de las ‘acciones y reacciones concordantes’, pueda ponerlos en comunicación espiritual efectiva con el centro supremo. Por lo demás, esta dirección de la intención tiene, en todas las formas tradicionales, su representación simbólica; nos referimos con esto a la orientación ritual: ésta, en efecto, es propiamente la dirección hacia un centro espiritual, que, cualquiera que éste sea, es siempre una imagen del verdadero “Centro del Mundo”  (p. 39)

  

Antes del comienzo de la Edad de Hierro (Kali-Yuga), dice Guénon, Agartha era llamada Paradêsha, “región suprema” (en sánscrito para, “supremo”, dêsha, “territorio”); es de esta palabra que los caldeos han hecho Pardes, y los europeos Paraíso (Guénon, Roi, p. 73). La localización más apropiada para la “región suprema”, por lo “más elevado”, es el pico de la montaña, tal cual aparece, por ejemplo, en La Divina Comedia de Dante. Vemos, además, en la descripción que hace Lie Zi del Paraíso, que en la cima de la montaña hay un “orificio”, una “fuente divina”, que simboliza el Principio infinito y la Posibilidad universal; por eso, Lie Zi presenta la imagen de un abismo inmenso y profundo. “El espíritu del Valle”, dice Lao Zi, “nunca muere. Es llamada la madre oscura, misteriosa. Puerta que da lugar a la raíz del Cielo y de la Tierra” (Tao Te King VI). “El espíritu del Valle nunca muere” es un viejo dicho de la tradición china. La madre o mujer oscura simboliza el Principio absoluto como Posibilidad universal; el Valle corresponde al Abismo como morada del Principio, y como la Tiniebla super-luminosa  de la no manifestación; la raíz del Cielo y de la Tierra es equivalente a las raíces de Yggdrasill. (p. 102)

 

Índice de la Obra

 I. Introducción.
II. El Centro.
III. El Centro y las Influencias Espirituales.
IV. El Castillo de los Cárpatos: Un centro misterioso.
V. El Centro y el ocultismo.
VI. Pseudo-Agartha de Transilvania.
VII. El Centro Mítico.
VIII. Asgartha, Centro y Pseudo-centro.
IX. Agartha.
X. Guénon y Agartha.
XI. Conclusión.

 

.·.